Nuestra creencia que Dios no tiene cuerpo ni forma: El punto de vista de los Mekubalim

Designed by Freepik
Designed by FreepikMountains landscape. Tatra colorful picture

Palabras clave:

Incorporeidad de Dios, Hangat Hashem, diéz Sefirot
הגשמת ה’, הנהגת ה’, עשר ספירות

Como judíos creemos firmemente que Dios no tiene cuerpo ni forma, Él es tan elevado, que no tenemos manera alguna de comprender su esencia.

El Rambam (Hiljot Yesodei Hatorá, 1) recalca que dado a que Dios no tiene cuerpo ni forma, las funciones y limitaciones de los cuerpos no se aplican a Él.

Dios no ocupa lugar, no vive, no muere, no se cansa. No se enoja ni se apacigua, no entristece ni se alegra, no cambia de opinión.

Esto crea una dificultad en nuestro Avodat Hashem. Si Dios no ocupa lugar ¿Porqué debo de dirigir mis oraciones hacia Yerushalim?

Si no se enoja ¿Por qué no puedo pecar? Si no se apacigua ¿Por qué debo de hacer teshuva?

Si Él no cambia de opinión ¿De que sirve rezar e implorar cambiar un decreto?

En la primera parte de este shiur, expusimos el camino en el que el Rambam enfrenta estas dificultades. En este shiur explicamos el camino de los Mekubalim:

Si no se enoja ¿Por qué no puedo pecar? Si no se apacigua ¿Por qué debo de hacer teshuva?

Si Él no cambia de opinión ¿De qué sirve rezar e implorar cambiar un decreto?

En la primera parte de este shiur, expusimos el camino en el que el Rambam enfrenta estas dificultades. En este shiur explicamos el camino de los Mekubalim:

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*